11 de febrero de 2015

De monte oscuro

Me encontraba de visita en la rustica cabaña de vacaciones de mi tía Inés. Era un día lluvioso en el que a pesar del clima salí a dar un paseo por la playa que encontré sucia y salpicada de restos dejados ahí por la tempestad de la noche anterior. Al regresar a la casa vi, sobre la mesa de centro, la piel estirada de una gran culebra, di un salto hacia atrás, luchando por que no se notara mi perturbación ante un pedazo de animal que estaba obviamente muerto.

- Es una culebra de monte oscuro – dijo la tía Inés –antes había por montones – y noté en su voz una cierta nostalgia mientras pasaba su dedo placenteramente por la piel rugosa.

- Cuando los primeros pobladores de esta isla exploraron la montaña que hay en el centro, las encontraron, eran culebras de gran tamaño a las que sin miedo alguno les aplastaban la cabeza, arrancaban la piel y la traían como trofeo a las aldeas. Usualmente el más aguerrido era el que adornaba su choza con la piel más larga.

Yo miraba incrédulo, la piel abierta y gris que ocupaba casi el largo de la mesa y seguía sin entender que ella la acariciara como si fuera una seda fina en lugar de una escamosa tira de cuero.

Ya quedan pocas, la mayoría pequeñas, aparecen cerca a la playa después de las tormentas, buscando las huellas de los depredadores que casi las exterminaron. Dice la leyenda que son muy inteligentes y que trabajan en grupo. Cuando logran atrapar un humano, las pequeñas como ésta, lo envuelven con sus cuerpos asfixiándolo lentamente, otras se adentran en la selva para dar aviso a la gran culebra de monte oscuro que repta desde su escondite en lo más profundo de la selva, para alimentarse del humano atrapado. No lo hace por la carne del hombre, lo hace por venganza al ver diezmada su familia. Es por eso que hoy, para cerrar el círculo vicioso, los pescadores, cuando encuentran una alejada de su grupo, la matan aplastándole la cabeza. Ya no las llevan a las casas, porque según lo que contaban los mayores, las hermanas de la culebra buscan por el olor el cuerpo, iniciando así su cacería contra el humano que se atrevió a matarla, entonces, llegan en grupo a buscarlo.

-¿ Y qué haces con esa piel aquí? – le pregunté alarmado

- Martín por favor, esa es una leyenda – me respondió torciendo la boca

Esa noche, toqué curioso la piel y sentí un escalofrío pensando en lo angustiosa que debe ser la muerte por asfixia. Nos quedamos leyendo hasta tarde en las hamacas que cuelgan bajo el techo de la entrada de la cabaña. Cerca a la media noche empezó a llover y se fue la luz.

- Ni modo, nos tocó irnos a dormir, la tormenta debió dañar algún transformador, seguro que mañana lo reparan – dijo mi tía levantándose


Me acosté intranquilo, mi linterna apretada bajo la cobija, casi no logro dormirme. Debía acercarse la madrugada, cuando sentí que mi pecho no lograba expandirse para respirar, algo me apretaba, pensé en la linterna pero mis brazos estaban inmovilizados, quise abrir los ojos y una piel rugosa que reptaba sobre mi rostro me lo impidió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario